Documento sin título

Pertinencia de los contenidos de ética y bioética en la concepción del diseño curricular de la Licenciatura en Tecnología de la Salud.

MSc. Marcelo Ramón Armas Montero.

Resumen
La pertinencia técnica y social de los programas de formación alude a la capacidad de la Universidad para responder a las necesidades y exigencias de la sociedad. En los estudiantes de la Licenciatura en Tecnología de la Salud, es fundamental la  formación de los valores intrínsecos a su profesión, atendiendo a que poseen una formación incompleta, ya que la mayoría son jóvenes a los que aún hay que educar, teniendo en cuenta la observación de los detalles más sutiles de sus actuaciones y manifestaciones, tanto en lo profesional como en lo personal. La Ética y la Bioética, como asignatura integradora con un enfoque moral y axiológico y con bases metodológicas y psicopedagógicas bien sustentadas, sobre los problemas de la salud y la vida es de vital importancia en la formación y el desempeño de estos educandos, pues su futura labor se proyecta más que en curar al hombre enfermo en promover la salud del individuo y la comunidad. La enseñanza de la Ética y la Bioética en estos profesionales alcanza gran importancia, pues prepara a los mismos adecuadamente en la dimensión humana que requiere su trabajo, para que el estatus de la profesión esté asegurado en la medida en que se reconozca su impacto en las organizaciones y en el mejoramiento de la salud y la comunidad.

Palabras claves: ética, bioética, pertinencia, axiología, estatus.

Summary
The technical and social relevancy of the formation programs mentions to the capacity of the University to respond to the necessities and demands of the society. In the students of the Degree in Technology of the Health, it is fundamental the formation of the intrinsic values to their profession, assisting to that you/they possess an incomplete formation, since most is young to those that it is necessary still to educate, keeping in mind the observation of the subtlest particulars in their performances and manifestations, as much in the professional thing as in the personal thing. The Ethics and the Bioetic, as integrative subject with a moral focus and axiology and with methodological bases and well sustained psicopedagogycs, on the problems of the health and the life is of vital importance in the formation and the acting of these educandos, because its future work is projected more than in curing the sick man in promoting the individual's health and the community.  The teaching of the Ethics and the Bioetic in these professionals reach great importance, because he/she prepares appropriately to the same ones in the human dimension that requires their work, so that the status of the profession is assured in the measure in that its impact is recognized in the organizations and in the improvement of the health and the community.
 
Passwords: ethic,bioethic, relevancy, axiology,status.

Introducción
El camino de la excelencia universitaria pasa por la excelencia en el proceso docente educativo y en el proceso de investigación científica. El proceso docente educativo tiene como objetivo la formación de profesionales capaces de resolver los problemas propios de su puesto de trabajo, una vez egresados, de forma creativa, o sea, formar un individuo capaz de proyectarse en su actividad profesional, contribuyendo así a la búsqueda de la calidad de vida de la sociedad.1

El nuevo diseño de la Licenciatura en Tecnología de la Salud implica superar determinadas barreras en aras de alcanzar determinado equilibrio formativo, sustentado en los principios de factibilidad, flexibilidad y sostenibilidad.

Así se promueve:

  • La integración del segundo y tercer nivel educativo, esto es, las enseñanzas técnica y profesional en el orden académico, metodológico y gerencial.
  • La combinación de las modalidades de curso regular y por encuentros.
  • La flexibilización o personalización del tiempo, de manera que cada educando disponga del tiempo que requiere para lograr la asimilación de las distintas materias.
  • La combinación de las actividades presenciales con las no presenciales, garantizando en esta última la atención tutorial para la adquisición de habilidades.
  • El desarrollo progresivo de la formación técnica y profesional, transitando por diferentes estadios o niveles de formación.

El actual diseño curricular de esta carrera universitaria tiene como objetivo responder efectiva y eficientemente a la demanda creciente, cuantitativa y cualitativa de un licenciado en Tecnología de la Salud con una competencia ascendente y sostenida, a la altura de la ciencia y la técnica contemporáneas con el paradigma médico social necesario para su desempeño.

La creación de la Licenciatura en Tecnología de la Salud ha permitido que la imagen del tecnólogo se haya modificado, pues ahora encontramos en este egresado, a un personal de salud más capacitado para brindar un mejor servicio en bien de la calidad de vida de la sociedad. Para garantizar la calidad en la preparación de estos estudiantes, debemos contar en las diferentes disciplinas y asignaturas con programas curriculares que respondan al objetivo de formar profesionales de excelencia, tanto desde el punto de  vista técnico como humanístico.

Es necesaria la  formación de cualidades inherentes a los valores de su profesión en el estudiante, teniendo en cuenta que posee una formación incompleta, con carencias en su propia educación por diversas razones de su historia personal. Son jóvenes a los que aún hay que educar, teniendo en cuenta la observación de los detalles más sutiles de sus actuaciones y manifestaciones, tanto en lo profesional como en lo personal. La Ética y la Bioética, como asignatura integradora con un enfoque moral y axiológico sobre los problemas de la salud y la vida son de vital importancia en la formación y el desempeño de los educandos.  

Desde los tiempos de Hipócrates ha estado presente la problemática ética en el ejercicio de la atención a la salud a través de todo el desarrollo histórico de la humanidad, que ha exigido en todo momento una calidad moral de excelencia en este campo y que actualmente, como en ningún otro período desde la medicina hipocrática hasta la actualidad, plantea tantos y tan complejos conflictos éticos, dado el avance científico y tecnológico de los últimos tiempos. 2

Es fundamental que el futuro licenciado en Tecnología de la Salud incorpore desde los primeros momentos de su formación y desempeño como estudiante-trabajador los valores que requiere su profesión, con bases metodológicas y psicopedagógicas bien sustentadas, pues su futura labor se proyecta más que en curar al hombre enfermo en promover la salud del individuo y la comunidad.

La enseñanza de la Ética y la Bioética en estos profesionales alcanza gran importancia, pues prepara a los mismos adecuadamente en la dimensión humana que requiere su trabajo, para que el estatus de la profesión esté asegurado en la medida en que se reconozca su impacto en las organizaciones y en el mejoramiento de la salud y la comunidad.  Motivados por el rico intercambio entre los profesionales de la salud acerca del análisis y discusión de los temas relacionados con la enseñanza de la Ética y la Bioética, en las Facultades del Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana y conscientes de lo importante que es el conocimiento de estos temas, hemos decidido realizar esta publicación. Su objetivo es argumentar la pertinencia de los contenidos de Ética y Bioética en la concepción del diseño Curricular de la Licenciatura en Tecnología de la Salud, de acuerdo con las principales tendencias pedagógicas de diseño curricular.

Desarrollo
La calidad, la pertinencia, la autonomía y la responsabilidad de  la Universidad son características esenciales y relativas al mismo tiempo, pues son aspectos que están en constante cambio y desarrollo, ya que varían en dependencia del momento histórico y las condiciones socioeconómicas, políticas y culturales de cada país, variando no sólo de un país a otro, sino también de un contexto a otro aún dentro del mismo país.

Sin embargo, independientemente de esta relatividad, las Universidades deben y tienen que asumir estas categorías para poder cumplir los encargos sociales, en el centro de los cuales se encuentran se asuman o no, el contribuir desde el conocimiento al desarrollo de su sociedad y a la solución de los problemas que ésta tiene. Para ello se debe trabajar en la gestión, la formación de valores y el dominio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones.

Esto significa que los egresados universitarios salgan de las aulas comprometidos, dispuestos y capacitados para enfrentar esta tarea. No son pocos los males que aquejan a nuestras sociedades, tanto en lo relacionado con la salud, como con aquellos problemas sociales, que le generan enfermedad a la misma sociedad, a los grupos, familias, comunidades y/o individuos enfermos.  Sobre todo deben ser capaces de enfrentar  aquellos problemas que se vinculan a la pobreza, la marginalidad, la desigualdad, las injusticias y otras tantas calamidades tan frecuentes en nuestros países del Tercer Mundo.

En el concepto de “excelencia de la atención de salud” podemos diferenciar dos dimensiones: el componente técnico de la atención y el determinado por el desarrollo de la interacción personal. La dimensión técnica consiste en la aplicación de la ciencia y la tecnología médicas, de modo que reparte el máximo de beneficio a la salud del paciente minimizando sus riesgos. Algunos autores la denominan “componente científico de la atención”. En la dimensión interpersonal se expresan las características cualitativas de las relaciones humanas establecidas entre los profesionales de la salud con el resto de su equipo y el paciente. Se ha denominado por algunos autores “arte de la medicina”.

Debe ser objeto de todo profesional basar su ejercicio en una filosofía humanista, la profundización permanente en la base científica del componente tecnológico médico, así como en los elementos cada vez mejor conocidos científicamente que determinan la calidad de la dimensión interpersonal.

Existe una tercera dimensión que incide de manera notable en la satisfacción del paciente, las comodidades y facilidades disfrutadas por el paciente en el proceso de atención a la salud, influyentes de manera decisiva en su estado anímico y en la confianza que éste sentirá por el sistema de atención en general. Esta dimensión facilitará al personal de salud la tarea de establecer una relación interpersonal de alta calidad, aunque el éxito de esta relación no puede estar condicionado por las comodidades o facilidades del medio ambiente. Cabe entonces preguntarnos ante tales circunstancias: ¿El avance de la ciencia y la tecnología implica deshumanizar a la atención de salud?

En ningún caso puede afirmarse esto. En realidad, este desarrollo posibilita una mejor atención al hombre sano o enfermo, aunque en ocasiones se observe que es precisamente el personal de salud el que tiende a deshumanizar dicha atención, sustituyendo la dimensión interpersonal de su labor por el uso indiscriminado de la nueva tecnología. Por otra parte, en la práctica social, todas las personas con independencia de su nivel cultural han interiorizado un grupo de experiencias relacionadas con la calidad en la atención a la salud que desarrollaron en ellas expectativas personales.

El grado de desarrollo de esas expectativas convertidas en patrones de referencia para evaluar la asistencia médica difiere entre los distintos individuos y grupos humanos. En la medida en que exista mayor armonía, entre las expectativas referidas a la calidad de la atención y las condiciones reales de la prestación del servicio de atención médica, se obtendrá un mayor grado de satisfacción con la gestión del sistema en la población atendida.

La satisfacción del paciente analizada en su integridad cumple varias funciones:

  • Social: Para el ciudadano cubano la salud pública es una institución priorizada, responsabilizada con el mantenimiento, conservación y mejoramiento de su salud y sus experiencias en estas instituciones influyen de manera decisiva en su opinión sobre el sistema social.
  • Profiláctica y dinamizadora de la cultura de la salud: El ciudadano que tiene experiencias positivas de la salud pública y alto nivel de satisfacción con la atención a su salud mantiene una actitud positiva en cuanto a la solicitud de ayuda médica y la transformación de su modo de vida, en aras de incrementar su salud.
Terapéutica: Un paciente satisfecho con la atención a su salud presenta un mayor grado de cumplimiento de las indicaciones del personal de salud y se muestra muy cooperativo, debido a una real confianza en el criterio de los profesionales que lo atienden.

Es necesario un clima de seguridad social que garantice el libre y total desarrollo del individuo. En el hombre enfermo existe un objetivo priorizado, del cual depende su seguridad social: sanar lo más pronto posible.

El desempeño de este profesional debe expandirse a la atención del hombre, tanto en estado de salud como de enfermedad, ampliando su espectro laboral al incorporar gestiones de promoción y protección específicas de la salud  en el contexto donde se desenvuelve, así como la atención a los grupos de alto riesgo, la investigación clínico-epidemiológica, la docencia y la administración de salud.

De igual modo, se hace evidente la necesidad del trabajo en equipo, pues la ancestral concepción del personal de salud como agente exclusivo de las acciones de salud, debe dar paso a las del  equipo multidisciplinario, donde el hombre debe ser objeto y sujeto de su propia salud, teniendo en cuenta su contexto social. Se trata de una relación donde se preste un servicio de alta significación, por ser la salud la más  preciada de las aspiraciones del hombre. Estas relaciones exigen del Licenciado en Tecnología de la Salud el planeamiento de cada una de sus acciones, ya que todo acto deshumanizado o técnicamente incorrecto implica un riesgo de cometer iatrogenias.

La Ética resalta su papel en la conservación de la autonomía del paciente y  el mantenimiento de su integridad, dignidad y calidad de vida. Aún cuando el equipo de salud sustente su actuación sobre la base del ejercicio profesional, en la práctica pueden existir situaciones de conflicto y desarmonías entre los valores propios y los de  los miembros de la comunidad donde desarrolla su trabajo.

Su labor fundamental, en este caso, es influir en estos valores mediante una comunicación educativa adecuada para lograr el cambio en las formas del pensar, lo que redundará en la modificación de las actitudes de los individuos que la integran.
Los problemas a abordar por estos profesionales son multifacéticos y complejos. La relación que se establece con ellos es multívoca (conocerlos y cambiarlos, cambiarlos y conocerlos). El punto de partida lógico puede ser tanto el conocimiento como la acción, así como la finalidad de las acciones emprendidas. Se puede partir del conocimiento para actuar informadamente o partir de la acción para acumular conocimiento sobre ella, o sobre la realidad transformada. Así, este profesional se enriquecerá, a la vez que el grupo social  implicado, siendo capaz de incorporar a sus conocimientos y actuaciones lo aprendido mediante la interacción en un proceso continuado y sin fin. Romperíamos así con el principio de unidireccionalidad causal y “constancia”  del científico u observador en la ciencia clásica.

Conclusiones
La Ética y la Bioética en la concepción del diseño Curricular de la Licenciatura en Tecnología de la Salud tiene la misión de formar  profesionales que cumplan los encargos sociales que requiere esta sociedad socialista.

Referencias bibliográficas

  1. Álvarez de Zayas, C.: Metodología de la Investigación Científica. Santiago de Cuba. Centro de Estudios de Educación Superior “Manuel F. Gran”, 1995 (Formato digital)
  2. Acosta Sariego, J. R.: Bioética desde una perspectiva cubana. Ciudad de la Habana. Centro “Félix Varela”, 1997

Bibliografía

  • Acosta Sariego, J. R.: Bioética para la sustentabilidad. La Habana. Publicaciones Acuario. Centro “Félix Varela”, 2002.
  1. Alonso Menéndez D, Von Smith V., Ramírez A., Ortega A.: Ética y Deontología Médica.  La Habana.  Ed. Pueblo y Educación, 1987.
  2. Amaro Cano Ma del C: Problemas Éticos y Bioéticos en Enfermería. Formato Electrónico, 2003.
  3. Armas Montero M.: Conflictos éticos y Bioéticos contemporáneos. Formato Electrónico, 2002.
  4. Beca IJP, Kottow M: Orientaciones para Comités de Ética Hospitalaria OPS/OMS 1996.
  5. Boletín de la Oficina Sanitaria Panamericana.: Bioética. Número especial. Vol. 108, Nos. 5 y 6, mayo y junio 1990.
  6. Colectivo de Autores: Temas de Ética Médica 1. I.C.B.P Victoria de Girón (sin fecha).
  7. Kottow M.: Introducción a la Bioética. Chile Editorial Universitaria, 1995.
  8. Núñez de Villavicencio Porro F: Psicología y Salud, Ed. Ciencias Médicas, La Habana, 2001.
  9. OPS/OMS: Bioética. Temas y Perspectivas Publicación Científica 527. 1990.
  10. OPS/OMS: Cuadernos del Programa Regional de Bioética.
  11. Torres S.: Glosario de Bioética. La Habana. Publicaciones Acuario. Centro “Félix Varela”, 2001.

 





Copyright (c) 2011 Revista Cubana de Tecnología de la Salud

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.